El Asedio de Suomenlinna – Segunda Parte

Preparativos

Misión: Breakthrough (Narrativa Asalto a la Fortaleza).
Ejércitos: Adeptus Astartes (Martillos de Wikia), Astra Militarum (117 de Kaamos y 85 de Mordia) y Adepta Sororitas (Santa Anastasya) contra el Velociwaaagh del Zol Malvado y el Waaagh del Klan Kráneo Fúngiko.
Puntos: 3.000 (Atacantes) y 2.200 (Defensores)
Personaje Astra Militarum: Lord Comisario Olov Finnvard
Personaje Adeptus Astartes: Capitán Hel Vaal
Personaje Zol Malvado: Grink Garra Aún Más Grande
Personaje Kráneo Fúngiko: Khirzzhab Boomkilla

La batalla ez komo una kaja de herramientaz de mek, nunka zabez la maravilla ke te puedez enkontrar hazta que ze la kitaz.

Khirzzhab Boomkilla, antes de la batalla

6
La capitán Grasmark contempla la llegada de la marea piel verde.

La llegada de Santa Anastasya precedió el ataque del doble Waaagh orko, la santa en vida se desplegó en la posición central de la defensa donde se encontraban tanto el Comerciante Independiente Borgann Säljan y el Lord Comisario Olov Finnvard. En primera línea se posicionaron los mordianos de los Pétreos de Dashel cuya veteranía y puntería debía ser crucial ante el asalto piel verde. En la segunda línea se desplegaron los escuadrones de infantería kaamosi, hombres curtidos en asalto cuerpo a cuerpo que contracargarían a los orkos que pretendieran superar la línea defensiva de la guardia de Mordia. La infantería iba a estar apoyada por los cañones de los Leman Russ dirigidos por la comandante Saeverina Torvi que, a bordo de su tanque Orgullo de Torvi, daría potencia de fuego antitanque. Todo esto coordinado por la capitán Martastina Grasmark y el coronel Stravof.

5.jpeg
Las líneas imperiales listas para recibir a los orkos.

Los Adeptus Astartes de los Martillos de Wikia se ubicaron en posiciones elevadas para tener mejor rango de disparo contra los orkos, serían la última línea de defensa en caso de que los orkos superaran a la guardia. Entre las tropas de élite de los Astartes contaban con una unidad de potentes Agresores armados con bólters pesados que controlaban la posición central de la defensa. El capitán Hel Vaal también estaba en primera línea, que a pesar de los consejos de los apotecarios por sus graves heridas recibidas en Nyba, decidió participar activamente en la batalla. El capellán Conrad, quien había salvado a Vaal de la muerte, también se encontraba en primera línea, así como el tecnomarine Klightus Ferrus que logró hacer funcionar algunas de las defensas automáticas del complejo.

¿Pero qué traían los orkos? El Velociwaaagh de Grink Garra Aún Más Grande contaba con numerosos buggies y motoriztaz dirigidos por Yok Huruk en su Defkilla Derrapamaz. También kamionez repletos de chikoz, además de inmensas masas de gretchins azuzadas por el Eztrambótico Tarao Boog Explotazezoz y el enorme Gorkonauta (¿o puede que Morkonauta?) del mekániko Mogrok Groot-Dakka zaquea Titanez avanzaban hasta las líneas imperiales. El Waaagh de Khirzzhab Boomkilla también avanzaba fuertemente mecanizado con una enorme galería de vehículos zakeados del más variopinto origen. Desde tanques t’au a taurox del Militarum Tempestus, pero también tanquetas gretchin y karros de guerra que transportaban apiñados en su interior los ansiosos meganoblez del Kráneo Fúngiko y el letal Ezkuadrón Derribo del Komizar KhaBum de petatankez.

7
La marea verde acercándose a Suomenlinna.

Salva de apertura

Hoy moriremos nosotros para que otros puedan seguir recordando este día. Contemplad la horda de monstruos que se os viene encima, y alegraos de ser vosotros los que os interponéis entre ellos y la civilización. Vuestro valor y, después, vuestros cadáveres les cortará el paso y otros podrán ocupar vuestro lugar. Sed el escudo del Imperio. El compromiso que hemos adquirido con el Emperador entraña sacrifico y un final violento. Preparaos para morir, hombres de la Guardia, vuestros ancestros os observan y os esperan.

Capitán Hel Vaal, al principio de la batalla

Las defensas imperiales abrieron fuego nada más tener a alcance las primeras líneas orkas, las defensas estacionarias y toda clase de fuego pesado empezó a castigar el avance del Waaagh. La infantería imperial esperaba nerviosa, pero determinada a la lucha gracias a las arengas de los comisarios y la presencia de Santa Anastasya. El fuego pesado empezó a cobrarse los primeros vehículos orkos y algunos karroz fueron destruidos obligando a los chikoz de su interior correr a través de las cortinas de fuego mordianas.

8
Los orkos golpean con dureza el flanco izquierdo imperial con el kaudillo Yok Huruk en tu triciclo de batalla.

Pero, como era de esperar, la respuesta orka fue un entusiasmo fiero que espoleó a sus unidades más rápidas a alcanzar pronto las primeras filas de defensa imperiales. Mientras los cañones xeno destrozaban las defensas estáticas de Suomenlinna, los motoriztaz y Yok Huruk en su Defkilla Derrapamaz chocaron contra el flanco izquierdo del Imperium derribando la fila mordiana que aguantó a duras penas. La comisaria Tarva Tyssedal tuvo que ejecutar a alguno de los mordianos que pretendían escapar ante la ferocidad orka y mantener la línea. El Velociwaaagh de Grink había tomado la delantera al Waaagh mecanizado de Boomkilla.

Muere el coronel Stravof

Mordia no se retira, sin cuartel. Es una orden, soldados.

Coronel Stravof, momentos antes de morir por las heridas

La presión orka en el flanco izquierdo se encontró con la obstinada resistencia de la Guardia Imperial que, apoyada por el fuego de los Martillos de Wikia y los blindados de la comandante Torvi, devolvieron la brutalidad en forma de un infierno de proyectiles. A pesar de los esfuerzos imperiales, parecía que los efectivos xenos eran innumerables. Los motoriztaz y kaudillo motorizado sufrieron mucho castigo, pero aun soportaron el contraataque y propagaron su ataque hasta el centro de la defensa humana. El resto de la línea defensiva seguía escupiendo fuego a los vehículos del Kráneo Fúngiko que avanzaban implacables sobre el flanco derecho, y aunque ahora se encontraban a alcance de los rifles láser mordianos y kaamosi su robustez impedía que sufrieron un daño real.

10
El fuego pesado orko colapsó la sección derecha de la fortaleza, el derrumbamiento provocó la muerte del coronel Stravof de los Pétreos de Dashel de Mordia.

Los orkos, conscientes de que las posiciones fijas de Suomenlinna iban a ser un problema para sus karros de guerra, enfocaron su ataque contra la fortaleza. El Kráneo Fúngiko de Boomkilla hizo entonces alarde de su enorme arsenal explosivo, los emplazamientos de torretas y toda una sección de la fortaleza se vino abajo colapsada por el fuego piel verde. En el colapso del edificio murió el coronel de Stravof sepultado por los cascotes, aunque los Astartes posicionados allí sobrevivieron gracias a sus servoarmaduras. Los mordianos habían sido descabezados de golpe, ahora toda las responsabilidad táctica de la batalla recayó en la capitán Grasmark que contemplaba la batalla casi en primera línea.

La línea aguanta

¡Oloooooooov! ¡Vengo a por ti! ¡Enclenque humanejo! ¡Olooooooov! ¡Te voy a pachurrar!

Khirzzhab Boomkilla, cargando contra los imperiales

La muerte del coronel Stravof fue un duro golpe para los mordianos, pero ninguno de ellos flaqueó, sino que se entregaron a una lucha casi fanática contra los orkos. El flanco izquierdo acosado por los motoriztaz aguantaba a pesar de que todos los mordianos de ese flanco habían caído, ahora eran los kaamosi los que peleaban a bayoneta calada contra los locoz de la velozidad dirigidos por la comisaria Tyssedal. En el centro el choque de los vehículos orkos se encontró con la feroz resistencia de los mordianos y la misma Santa Anastasya que traía fuego sagrado contra los enemigos del Imperium.

15
El flanco derecho de la defensa imperial a punto de recibir el grueso de la élite piel verde.

Por ahora los defensores habían aguantado bien a costa de numerosas bajas, pero Grasmark era consciente de que lo peor estaba por llegar. El flanco izquierdo parecía que podía aguantar gracias al liderazgo de la comisaria Tyssedal, el centro fue rápidamente controlado por la contracarga mordiana y Santa Anastasya, pero lo peor estaba por llegar en el flanco derecho. En ese momento de los transportes orkos desembarcaron la imponente imagen de meganoblez y petatankez, era la élite del kaudillo del Kráneo Fúngiko, el Ezkuadrón Derribo del Komizar KhaBum, con el mismísimo Boomkilla al frente.

16
La carga orka momentos antes de chocar contra las defensas imperiales.

Pero no solamente Boomkilla había bajado al campo de batalla, el Jefe Grink Garra Aún Más Grande decidió que no iba a ser menos y salió del vientre del Gorkonauta que los transportaba. Él y sus noblez también cargaron contra las filas imperiales, el momento decisivo de la batalla se avecinaba y mientras los restos del 85 de Mordia aguantaban heroicamente, el capitán Hel Vaal, el comisario Olov Finnvard, que había abatido un Mek orko de un disparo de su bólter reliquia momentos antes, y Santa Anastasya se prepararon para el choque.

Los orkos rompen el flanco derechos

¡Eze cuenta como uno!

Grink Garra Aun Más Grande, cuando Boomkilla venció a Olov

Los pieles verdes barrieron a la guardia imperial apostada en el flanco derecho, la brutalidad mecanizada de los meganoblez de Boomkilla y la salvaje espiral destructiva de las rebanadoraz de los noblez de Grink no dieron oporunidad alguna a los defensores humanos. Solos los Astartes de los Martillos de Wikia aguantaron el impacto, y ahora luchaban sobre una alfombra de cadáveres que iba creciendo minuto a minuto. A pesar de la absoluta tenacidad imperial, los orkos empezaron a tomar las trincheras provocando una carnicería absoluta.

17
La encarnizada lucha en las trincheras. Olov, con su hacha de energía, enfrentándose a Boomkilla y Grink, dentro de la trinchera, destrozando guardias imperiales kaamosi sin piedad.

Boomkilla no había olvidado a Olov desde que este lo dejara medio muerto en la cripta necrona, el kaudillo bramaba el nombre del comisario por el campo de batalla buscando batirse en duelo con el humano. Cuando ambos se encontraron el combate fue brutal, Olov estuvo a punto de volver a abatir al enorme kaudillo, pero en este ocasión la enorme masa de músculos y mecanismos que era Boomkilla se impusieron a la realidad. El orko partió la columna del humano que lo lanzó contra las ruinas de la fortaleza, la muerte iba a reclamar al veterano comisario, pero Santa Anastasya intervino salvando la vida a Olov mediante un milagro. El Lord Comisario fue evacuado aun así por las graves heridas, la batalla había acabado para él.

19
El flanco derecho fue superado, pero el izquierdo y la posición central aguantaban a duras penas.

En ese punto apenas quedaban guardias imperiales en el flanco derecho, consumidos por la marea verde, y solo los Marines Espaciales y Santa Anastasya frenaban el envite orko. Los Agresores Primaris abandonaron su posición estacionaria y avanzaron para contener la posición central aun defendida por lo que quedaba de los Pétreos de Dashel y el fuego kaamosi. Los mordianos seguían luchando heroicamente a pesar de su muerte segura, arengados por Borgann Säljan que había asumido el mando de las tropas de Mordia cuando el coronel Stravof murió. El flanco izquierdo era sostenido por el estoicismo de la comisaria Tyssedal y los guardias kaamosi que había logrado organizar en unas trincheras preñadas de muertos mordianos, estos apoyados por el valioso apoyo pesado de los tanques de la comandante Torvi del 3º de blindados de Kaamos.

Los kaudillos caen

¡Soldados del Emperador, no desfallezcáis! ¡No temáis al abismo! ¡Nosotros somos el abismo que engullirá a los enemigos del Imperio! ¡El Emperador protege!

Santa Anastasya, arengando las tropas

Era cuestión de tiempo de que la resistencia de los defensores imperiales en el flanco derecho cediera. La interminable marea verde había destrozado la mayor parte de los efectivos del Astra Militarum, los Martillos de Wikia también estaban cayendo ante el empuje xeno y solo el frente organizado por el capitán Vaal y Santa Anastasya presentaba una opción óptima de defensa. Boomkilla había dado por muerto a Olov, ahora se enfrentaba en un duelo singular con el capitán de la Décima Compañía Hel Vaal. Unos pocos guardias kaamosi trataron de frenar el avance fulminante del Jefe Grink dando un tiempo precioso a Santa Anastasya para prepararse para la lucha.

22
A pesar de la caída de los dos kaudillos, los orkos siguieron atacando obstinadamente.

Vaal luchó contra Boomkilla siguiendo el duelo que había empezado Olov, pero en esta ocasión el capitán de la Décima demostró sus siglos de habilidad marcial hiriendo de gravedad al kaudillo. Los meganoblez de Boomkilla cerraron filas alrededor de su señor permitiendo que, una vez más, escapara de la segura muerta a manos del Astartes. Vaal acabó con el séquito personal de Boomkilla, pero este ya quedaba lejos de su espada de energía. Poco después el Jefe Grink fue malherido por la aeldari Yllasys que había estado acechando esperando su momento. Los kaudillos, recios y tozudos, no habían muerto, pero sus graves heridas los habían apartado de la primera fila. Era un respiro para los defensores, pero aquello estaba lejos de acabar.

21
El frente de batalla momentos previos al asalto final.

El enorme Gorkonauta se acercaba, el flanco derecho un hervidero de orkos a pesar de la caída de sus kaudillos, la posición central comprometida por la incesante carga de vehículos zakeados y solo el flanco izquierdo aguantaba gracias a la defensa a ultranza dirigida por la comisaria Tyssedal y sostenida por el capellán Conrad de los Martillos de Wikia. La marea gretchin avanzaba hacia este punto, con el Eztrambótico Tarao Boog Explotazezoz desplegando andanadas de poder psíquico sobre los defensores.

Acto final

¡Por los Pétreos de Dashel! ¡Recios y firmes hasta el final!

Grito de batalla del 85 de Mordia “Los Pétreos de Dashel”

Santa Anastasya logró arrasar decenas de orkos con su espada llameante, así como el propio capitán Vaal con su espada de energía, ambos luchaban codo con codo manteniendo la línea mientras se veían rodeados. El Gorkonauta se abalanzó sobre ellos y la santa en vida enfrentó la monstruosidad mecánica xeno dando tiempo al capitán Vaal de replegarse a posiciones seguras. Con el sacrificio de Santa Anastasya, Vaal logró reagruparse con sus mermadas tropas y la capitán Grasmark que había asumido que la victoria iba ser cuestión de un milagro.

26
Los momentos finales de la batalla. El Gorkonauta abalanzándose sobre Santa Anastasya.

A pesar de todo la dureza de la defensa imperial había dejado a los Waaagh orkos con cuantiosas bajas, la posición central estaba cayendo, pero quedaba lugar para la épica. El portaestandarte del 85 de Mordia, último superviviente de los Pétreos de Dashel, seguía peleando manteniendo el estandarte de su regimiento en alto. No cayó ante el enemigo hasta que se vio rodeado por vociferantes gretchin, pero aun cayendo clavó el blasón de su regimiento que ondeó con rasgado orgullo sobre los cuerpos de los hombres y mujeres caídos por el Imperio, el Emperador y Mordia.

25
El último de los Pétreos de Dashel. Cayó él, pero no el estandarte del regimiento.

El desgaste de la batalla había masivo para los dos bandos, la capitán Grasmark ordenó el repliegue decidiendo que no valía le pena seguir luchando por un bastión en ruinas a costa de perder la totalidad de sus hombres. La batalla de Suomenlinna había terminado.

Consecuencias

Resultado: Empate a seis puntos entre Atacantes y Defensores. Los imperiales se retiran de Suomenlinna por las graves bajas sufridas.

Bajas y heridos imperiales
  • Augustus Heldar, Lord Comisario del 85 de Mordia. Luchó en el flanco izquierdo, murió arrollado la bola de demolición de un vehículo zakeado.
  • Borgann Säljan, Comerciante Independiente. Peleó en primera línea junto a los mordianos, casi muere por el fuego de artillería orko, pero se teleportó a su nave en órbita con heridas menores.
  • Klightus Ferrus, Tecnomarine de los Martillos de Wikia. Luchó en primera línea junto al Capellán Conrad, pero se retiró malherido cuando fue superado una marea de chicoz.
  • Olov Finnvard, Lord Comisario del 117 de Kaamos. Abatió un Mekániko orko, luchó en duelo contra Khirzzhab Boomkilla y perdió quedando gravemente herido.
  • Pullo, teniente de los Martillos de Wikia. Defendió la línea desde la fortaleza, quedó malherido tras una andanada de misiles orkos.
  • Santa Anastasya. Se sacrificó luchando contra el Gorkonauta, un noble orko logró dar el golpe final. No se sabe su destino.
  • Stravof, coronel del 85 de Mordia. Dirigió a sus hombres desde el centro de mando, murió durante el colapso de parte de la fortaleza.
Bajas y heridos orkos
  • Grink Garra Aún Más Grande, kaudillo del Zol Malvado. Avanzó destrozando las defensas imperiales, fue abatido por la francotiradora aeldari Yllasys y se retiró malherido.
  • Khirzzhab Boomkilla, kaudillo del Klan Kráneo Fúngiko. Venció en combate singular al comisario Olov, pero luego quedó malherido en su enfrentamiento contra el capitán Vaal y rematado por los Primaris Psyker del Astra Militarum. Sus meganoblez protegieron su retirada y acabó sobreviviendo.
  • Tarao Boog Explotazezoz, eztrambótico. Destrozó las defensas imperiales mediante potentes ataques psíquicos, pero acabó inmolado por sus propios poderes descontrolados y explotó.
  • Yok Huruk, kaudillo motorizado. Fue el primero en entrar en combate junto a sus motoriztaz, pero saltó por los aires, literalmente, cuando su Defkilla Derrapamaz explotó por el fuego del Leman Russ de la comandante Torvi. Mientras se estrellaba varias millas lejos del frente juraba venganza contra la comandante humana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s