Autorizado Protocolo de Eliminación

Corría entre los callejones en ruinas de lo que fuera una gran ciudad imperial, ahora inundada por el hielo eterno de Kaamos. Una mezcla de instinto y experiencia arrastró al desgraciado a sortear varias patrullas de la guardia para seguir su avance, la ciudad era un hervidero de actividad tanto de tropas como de naves. Todo el planeta lo era, el material bélico movilizado por el Astra Militarum era ingente y fuera de toda escala, como todas sus empresas. Pero nada de aquello impresionaba al retorcido espía de los Hermandad del Mañana, tenía una misión que cumplir para sus amos, nada lo detendría para alcanzar su objetivo: enviar los datos y posiciones de todas las tropas imperiales a sus amos.

8ae1760768199b250b5761f705fc777e
Fuente.

Una risa nerviosa, histérica, como si ya hubiera triunfado, manó de la garganta del cultista fantaseando por las recompensas que iba a recibir de sus señores. ¿Sería bendecido por el mismísimo Que Cambia Las Cosas? Con una sonrisa lobuna avanzó penoso entre los cascotes de un edificio derrumbado, cubierto por la cacofonía de una columna de tanques Leman Russ que avanzaba diligente por una calle cercana. No, no lo encontrarían, sería el más astuto de todos los agentes del Cambio y sería recompensado. Y esas aspiraciones parecía que iban a verse premiadas, el espía había alcanzado una zona despejada de presencia imperial.

Cerca de los ocho mil metros de altura justo encima de esa posición, a bordo del valquiria Tormenta Negra, la escuadra Garra del Militarum Tempestus del 101º de Lobos Rho, esperaba órdenes.

Objetivo localizado. Zona despejada. Escuadra Garra, procedan —la voz casi metálica del Tempestor Prime Albucius Occius brotó de los comunicadores —. Misión: Capturar al objetivo.

Apenas acababa de hablar, la luz de salto del Tormenta Negra cambió del rojo al verde. Con un movimiento mecánico, mil veces practicado, los cinco miembros de la escuadra Garra se pusieron en pie. La compuerta anterior de la aeronave se abrió dando paso al frío helado de Kaamos, momento en que el oficial tempestor de la unidad dio la orden de salto. Los cinco militarum tempestus descendieron de oficio hacia la posición designada, ayudados por las pantallas de datos de sus cascos para no desviarse, protegidos de las temperaturas implacables que los golpeaban en el descenso.

En la superficie el cultista seguía avanzando ignorante de lo que venía del cielo, pero el instinto le alertaba, la falta de soldados le escamaba. Algo no iba bien, eso le hizo volverse más cauto, vigilante, mirando a todos los rincones para anticiparse a cualquier emboscada que los taimados guardias imperiales le hubieran preparado más adelante. Pero el cultista ignoraba que la emboscada venía del cielo.

Treinta segundos para contacto —anunció el tempestor por las comunicadores.

El cultista siguió avanzando con cautela a través de las ruinas de la zona que rodeaba el espaciopuerto de Kaamos, apenas medio kilómetro para llegar al lugar acordado que le esperaba una vieja estación de comunicaciones para enviar los datos a sus amos. Los pensamientos triunfantes y sueños de poder habían quedado anulados por una calma tensa, era cuestión de tiempo que aquella cautela se viera correspondida desde el cielo a manos de la escuadra Garra del Ordo Tempestus.

stromtrooper13
Fuente.

Eran cinco, su caída libre desde ocho mil metros cesó apenas a cien del suelo que activaron los paracaídas gravíticos que detuvo con brusquedad inicial el descenso y luego los posó en completo silencio. El tempestor al mando de la escuadra ordenó un acercamiento silencioso para sorprender a su objetivo, no tuvieron que esmerarse mucho gracias al coro general de gritos, disparos y maquinaria en movimiento que aun llegaba a esa abandonada parcela de la ciudad. Para cuando el cultista fue consciente de la trampa, los cinco vástagos lo rodearon apuntándolo con sus rifles láser sobrecargados y de fusión.

Manos en alto, escoria herética —ordenó el tempestor con una voz inhumana, filtrada por su casco —. Alto en nombre del Divino Emperador.

El espía gruñó frustrado viéndose rodeado, pero no sintió temor por saberse atrapado, sino por haber fracasado a sus amos cayendo en una emboscada tan patética. Pero llegado a este punto, sabía lo que debía hacer.

Ningún hombre puede detener al Tejedor del Destino, patéticos mortales. Todo esto forma parte del Gran Plan.. sí.. —siseó sin levantar las manos, desafiante a la orden de los tempestus que no bajaban por un segundo sus armas, prestos a reaccionar —. ¡Y los fieles serán recompensados!

Todo sucedió en apenas unos segundos, el cultista llevó mano a su pistola láser dispuesto a volarse la cabeza, pero aquella acción ya había sido contemplada por los disciplinados vástagos. Uno de ellos descargó un disparo de su láser sobrecargado de inmediato, el cultista no pudo tan siquiera alzar su pistola, el rayo concentrado de energía supercaliente le desintegró el antebrazo dejando caer mano y pistola al suelo mientras el cultista convulsionaba por el dolor. Entonces dos vástagos se acercaron sin dejar de apuntar al objetivo para prenderlo. No había peligro de morir por hemorragia, el propio láser había cauterizado la herida.

Coged a este gusano —ordenó el tempestor mientras se dirigía a su operador de radio —. Que nos manden el Taurox, da nuestra posición.

Pero antes de que el operador mandara la orden, el cultista que convulsionaba empezó a forcejear con los dos vástagos que lo habían apresado. Su boca desencajada por el dolor empezó a esbozar una risa histérica, maligna, y una voz profunda que venía de la más demencial pesadilla brotó por ella.

¡Necios! ¡Necios! ¡Nada detiene el Cambio! —de repente el sectario de Tzeentch reaccionó con una velocidad sobrehumana, de su brazo amputado surgió un trío de tentáculos dentados que atravesaron el abdomen de uno de sus captores —. ¡NADA!

Con el vástago empalado que gritaba de dolor, el sectario mutante giró sobre si mismo para golpear al compañero de este para lanzarlos contra un montón de cascotes a diez metros de distancia. El resto de la escuadra Garra reaccionó enseguida, años de condicionamiento mental les habían preparado para enfrentarse al horror con la frialdad de una máquina, lo mejor que podía dar la humanidad sin las mejoras Astartes.

Autorizado Protocolo de eliminación —fue la gélida orden del tempestor consciente de que la captura del espía ya no era una opción, los tempestus actuaron en consecuencia y empezaron a acribillar al mutante. Este se lanzó en carga contra el tempestor que activó su espada sierra para recibirlo, a medida que pasan los segundos más protuberancias abominables brotaban del cuerpo del cultista que rugía en una demente cacofonía de agonía y furia.

screenshot_3-10
Imagen oficial.

La respuesta tempestus fue fulminante, los dos vástagos en pié dispararon sus armas contra el mutante, uno de ellos armado con un rifle de fusión que fue determinante para parar en seco al sectario. La ráfaga del arma atravesó su torso desintegrando la práctica totalidad de su caja torácica, pero como una pesadilla inacabable la obra de los Poderes Ruinosos seguía animando a su títere. La amenaza de que nuevos apéndices demoníacos surgieran de la masa de carne informe que ya era el espía de la Hermandad del Mañana provocó que el tempestor tomara rienda en el asunto, avanzó decidido y cercenó la cabeza del hereje con su espada sierra. La sangre y la bilis salpicaron la escena, pero el cultista dejó de moverse finalmente.

Objetivo eliminado —anunció el tempestor, se alejó del cuerpo mutado hacia sus hombres caídos. Uno de ellos muerto a todas luces, el segundo herido por el golpe, pero vivo. Un gruñido de frustración brotó de los labios del tempestor, la misión había sido un fracaso a ojos del oficial, volvió la mirada hacia su oficial de radio —. Que venga ese Taurox. Informa: Objetivo eliminado. No hubo opción de captura. Tenemos una baja y un herido. Asistencia médica requerida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s