La Batalla de Nyba

Antecedentes

Morir por nuestro deber es la gloria máxima, malditos son los que sobreviven sabiendo que pudieron hacer más.

Syrio Faulhaber, capitán de la 1ª Compañía del 117 de Infantería ligera de Kaamos

Han pasado doce semanas desde que los Necrones despertaran e irrumpieron en la Campaña de Sanctis. La primera oleada tomó por sorpresa a las fuerzas imperiales, orkos y t’au en las primeras fases de la guerra, dos meses después de que se iniciaran los enfrentamientos. Después de la Batalla del Cerro de Metal, donde los Adeptus Astartes del Capítulo de los Martillos de Wikia y los regimientos del Astra Militarum lograron destruir un gargante orko en construcción, las legiones necronas empezaron a acosar a las distintas fuerzas dispuestas sobre el planeta.

Aunque durante estas semanas se estableció una suerte de tregua entre las facciones en combate para repeler a los necrones, la guerra contra ellos se ha estancado. Sanctis Prime se ha revelado como un Mundo Necrópolis, sus refuerzos prácticamente ilimitados, pero imperiales, orkos y t’au se han atrincherado en sus respectivas zonas de control resistiéndose al empuje enemigo. Tratando de recuperar la iniciativa, el general Kincaid Koskinen ordenó localizar los enclaves principales de los necrones estableciéndolos en las ciudades de Nyba, Gramba y Luathis.

nyba1.jpg
Nyba fue la ciudad elegida para buscar la entrada a la cripta necrona.

Eligiendo la ciudad de Nyba por la cercanía al cuartel general del Astra Militarum, Koskinen ordenó al 117 de Infantería ligera de Kaamos apoyados por unidades del 101º Lobos Rho del Militarum Tempestus investigar la ciudad y localizar la entrada a la cripta necrona. Los informes apuntaban que los marines espaciales de los Martillos de Wikia también habían centrado esfuerzos con el mismo objetivo, por lo que se presentaba una carrera contrarreloj para ver quien llegaba antes para neutralizar la amenaza necrona.

Preparativos

Objetivo principal: Encontrar la entrada a la cripta necrona.
Objetivos secundarios: Asegurar edificios de la zona para facilitar el acceso a los refuerzos.
Reglas: Muerte en las calles, con reglas narrativas especiales.
Ejércitos: Adeptus Astartes (Martillos de Wikia) contra Astra Militarum (117 de Kaamos y 101 de Lobos Rho)
Puntos: 750 (+ Personaje Especial)
Personaje Astra Militarum: Lord Comisario Olov Finnvard
Personaje Adeptus Astartes: Capitán Hel Vaal

Las fuerzas del Astra Militarum enviadas en Nyba estaban bajo el mando del capitán Syrio Faulhaber de la 1ª Compañía del 117 de Infantería ligera de Kaamos, apoyado por el Tempestor Prime Alexandros Idel y el Lord Comisario Olov Finnvard. El despliegue organizado por Faulhaber tenía como objetivo cubrir el mayor número de edificios posible con los auspex, avanzar rápidamente sin dar oportunidad a los marines espaciales de robarles el gran premio. El grueso principal de las fuerzas de la guardia estaba compuesta por varios escuadrones de veteranos del 117, apoyados por Taurox Prime del Tempestus cuyo diseño compacto lo hacían más viable para maniobrar en las estrechas calles de Nyba. Los operativos del Militarum Tempestus constaban de los escuadrones Garra y Colmillo, que se habían infiltrado a través del alcantarillado.

nyba2.jpg
El 1º Escuadrón de Veteranos, al mando del sargento Solleron, se desplegó en el frente sureste de Nyba. Sería decisivo en los momentos cruciales de la batalla.

Los exploradores indicaban que junto a las escuadras tácticas y de Primaris Intercessors desplegadas por los Martillos de Wikia, se encontraba el refuerzo de Land Speeders y un escuadrón de Exterminadores. Se sabía que los marines disponían de refuerzos en reserva, pero los exploradores no habían podido averiguar más sin exponerse. Se identificó como líder de las fuerzas Astartes al capitán Hel Vaal de la Décima Compañía, que comandaba elementos de la Primera, Quinta y Décima Compañía de su Capítulo. Entre los efectos más destacados de los marines espaciales se encontraba los Exterminadores de la Escuadra Lupus bajo el mando del Sargento Veterano Luffe Racuel.

smartcapture
Los Martillos de Wikia se desplegaron en el frente norte de Nyba.

Mientras que el Astra Militarum entraría en Nyba por el sur, los marines lo harían por el norte, había fuertes posibilidades que ambas fuerzas entablaran combates como así resultaría. Lo que se temía al llegar a Nyba se materializó casi al principio, la guardia imperial tuvo que luchar edificio por edifico contra guerreros necrones atrincherados por toda la ciudad. A pesar de la inferioridad física y tecnológica de la guardia, suplieron sus carencias con tenacidad, arrojo fanático y habilidad. Tras algunos tiroteos aislados, combates a bayoneta, granadas y demoliciones de edificios enteros, el 117 avanzaba a sangre y fuego por Nyba.

Avances rápido, frentes estancados

La táctica de Faulhaber se mostró sumamente eficaz, los veteranos de de la Primera Compañía del 117 se revelaron soldados diestros, en apenas un par de horas habían tomado la mayor parte de los objetivos principales para asegurar la cabeza de playa con bajas mínimas. En los combates el 1º Escuadrón de Veteranos dirigidos por el sargento Solleron se distinguieron por tomar al asalto varias posiciones necronas y asegurar varios objetivos con sus hombres prácticamente ilesos.

En otra parte de la ciudad, a los operativos Tempestus se les había asignado el control de la zona suroeste. Los vástagos avanzaron con su habitual eficacia, llegaron a enfrentarse a escuadras de Inmortales de las legiones necronas, pero la disciplina y potencia de fuego masiva de las escuadras Garra y Colmillo de los Lobos Rho se impusieron al terror mecánico que suponían estos guerreros de élite necrones. Cercano al mediodía, las zonas sur, suroeste y sureste de la ciudad estaban bajo control del Astra Militarum. Pero aun no había rastro del acceso a la cripta necrona.

smartcapture
El Escuadrón Garra del 101 de Lobos Rho cargando contra la posición fortificada de Inmortales necrones.

Al norte los marines espaciales tampoco estaban ociosos, los eficaces Martillos de Wikia se abrieron paso a través de guerreros necrones, campos minados y tiroteos aislados con la guardia imperial. Aunque habían tomado rápidamente el centro norte de Nyba, el frente noroeste y noreste se estaban presentado problemáticos para los Astartes. La capacidad de resurrección necrona estaba enfangando la batalla para los marines, pero la principal amenaza resultó encontrarse en el flanco noreste: un Señor Necrón y su Necroguardia guardaban uno de los edificios de la zona y estaban superando ampliamente a los marines tácticos desplegados en aquel flanco.

smartcapture
La Escuadra Lupus de la 1ª Compañía de los Martillos de Wikia asaltando el centro administrativo de Nyba contra Inmortales necrones.

Dispuestos a seguir avanzando, el capitán Vaal encomendó la tarea de tomar el centro administrativo de Nyba al Sargento Veterano Racuel y a sus Exterminadores. La Escuadra Lupus irrumpió en el edificio destrozando a los Inmortales que lo guardaban. Si bien los necrones fueron totalmente aniquilados por los marines espaciales, los Exterminadores se encontraron con el fuego masivo de las unidades de la guardia imperial apostada en los edificios cercanos ordenado por el capitán Faulhaber. Disparos láser, de plasma y de fusión castigaron la posición hasta que los Exterminadores fueron rechazados y replegados a la retaguardia de los marines cuando uno de los miembros de la Lupus fue abatido por el fuego de saturación de la guardia.

La posición clave se revela

nyba6.jpg
Marines tácticos descubren la localización de la entrada a la cripta necrona, protegida por un líder necrón y sus necroguardas.

Pero la batalla decisiva se estaba llevando a cabo en un edificio ubicado en la zona noreste de Nyba. Conscientes de que los marines tácticos no iban a poder superar las posiciones defensivas necronas a pesar de haber volado el edificio, los Martillos de Wikia desplegaron a sus unidades en reserva: una escuadra de Agressors con lanzallamas pesados que asaltaron la plaza. Los choques de puños de combate, lanzas necronas y disparos de bólter iban levantando una densa polvareda que impedía vislumbrar nada más allá de los haces luminosos que ocasionalmente salían de la zona de combate.

Fue entonces cuando se reveló el as en la manga del capitán Faulhaber, de las ruinas de Nyba, acechando desde el principio de la contienda, surgió un asesino Eversor que cargó directamente al corazón de la refriega. Los únicos testigos del brutal enfrentamiento fue  el 1º Escuadrón de Veteranos del sargento Solleron, que observaba los combates desde un edificio cercano con orden de permanecer a la espera. Cuando la polvareda se levantó, los Agressors se encontraban en el suelo, los necroguardias habían caído y el Señor Necrón y el asesino imperial se encontraban en un mano a mano. Parecía que todo iba a decidirse en ese duelo, pero la fortuna es caprichosa y giró un poco más.

nyba-12.jpg
El brutal duelo entre el asesino Eversor y el capitán Vaal en las ruinas de la entrada de la cripta.

Fiel a la tenacidad y entrega que poseen los Adeptus Astartes, los Martillos de Wikia dieron un último impulso a su intento por asegurar la entrada a la cripta guardada por el Señor Necrón. Mientras los marines tácticos asaltaban las ruinas del edificio, el capitán Vaal hizo un verdadero despliegue atlético alcanzando la zona de combate mediante el uso de ganchos de escalada y una carga que le hizo atravesar cerca de una milla de ciudad en ruinas en apenas dos minutos.

Mientras el necrón luchaba contra los marines tácticos, el Eversor centró su atención en la nueva amenaza que representaba Vaal. El asesino resultó gravemente herido por el marine espacial, pero este no salió ileso de la habilidad del Eversor. En ese momento, el capitán Faulhaber ordenó el asalto de la plaza a las unidades de la guardia que habían estado a la espera. El 1º Escuadrón de Veteranos encabezó la carga de la guardia imperial que, a bayoneta calada, chocaron contra las servoarmaduras de los marines espaciales. La tenacidad de Solleron y sus hombres fue crucial para mantener la posición del Astra Militarum, en clara inferioridad una vez más, los hombres y mujeres del 117 de Kaamos soportaron el castigo de la fuerza sobrehumana astartes.

La Carrera de Olov

nyba14.jpg
El Lord Comisario Olov Finnvard requisó un Taurox Prime y se dirigió al punto crítico de la batalla desde las posiciones aseguradas por el Astra Militarum.

La conflagración había llegado a un punto crítico. El capitán Vaal acabó abatiendo al Eversor, pero el taimado asesino activó su bomba de fusión incrustada dentro de su cuerpo. La explosión resultante dañó gravemente la servoarmadura del Martillo de Wikia despidiéndole inconsciente un par de centenares de metros lejos del combate. Fue en ese momento, ante el requerimiento urgente de refuerzos de los guardias imperiales por el vocoemisor, el Lord Comisario Olov Finnvard, que se había distinguido en la batalla por su tenaz disciplina e inspirador liderazgo, requisó uno de los taurox prime del Tempestus. Lo que logró el comisario sería recordado como la Carrera de Olov.

Finnvard se agarró al chasis del taurox con su puño de combate y ordenó a su conductor dirigirse de inmediato al punto clave de la misión para apoyar personalmente a la guardia imperial comprometida. Si bien la carrera del capitán Vaal había sido una proeza espectacular de fortaleza física, que el taurox de Finnvard atravesara la práctica totalidad de Nyba a tiempo para llegar cuando los guardias imperiales del 117 estaban a punto de caer fue recogido por los registros como un momento sobrecogedor de la Campaña de Sanctis.

La llegada del Lord Comisario renovó la moral de los guardias imperiales, el sargento Solleron seguía vivo junto a lo que quedaba de sus hombres de su escuadrón, casi se diría que el curtido sargento kaamosi era más tozudo que la propia muerte. La llegada de Olov cambió la tornas casi de inmediato, la habilidad marcial del Lord Comisario y su potente puño de combate derribó las últimas oposiciones de los Martillos de Wikia que ya habían recibido la orden de replegarse. En cuanto al líder necrón, ya bastante maltrecho por el combate continuado, cayó bajo el puño de combate del comisario. Eran las primeras horas de la tarde, y el vocoemisor del 1º Escuadrón de Veteranos comunicaba al capitán Faulhaber que la entrada de la cripta había sido asegurada: el Martillo del Emperador había ganado la batalla.

smartcapture
El Lord Comisario Olov Finnvard comunica por vocoemisor, junto a los supervivientes del 1º Escuadrón de Veteranos, la toma de la entrada a la cripta necrona y anunciando la victoria de la Guardia Imperial.

Resultado: Victoria del Astra Militarum. Toma de la entrada de la cripta necrona.

Objetivo asegurado. Repito. Objetivo asegurado. Hemos tomado el jodido objetivo de una maldita vez. Manden refuerzos. Cambio y corto.

Lord Comisario Olov Finnvard

Anuncios

3 comentarios sobre “La Batalla de Nyba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s